“El Riojano” le ofrece unos productos de gran calidad, seleccionando las mejores piezas

La tradición y experiencia, acumuladas durante estos últimos 40 años, generación tras generación, combinadas con unos cerdos de excelentes características, hacen de los productos de “El Riojano” unos alimentos exquisitos y saludables.

Una cuidada selección de materias primas equilibradas, unidas a los aires frescos y secos de la sierra y a un reposo en condiciones óptimas de temperatura y humedad, dan origen a nuestro eslogan “…sabor a Rioja”.

Cuna

La Rioja, cuna de uno de los vinos más famosos del mundo, ofrece además los jamones de mayor tradición mediterránea: «el Riojano»

Desde el primer momento, se eligen las piezas más equilibradas destinadas a un reposo en condiciones de temperatura y humedad adecuados.

De esta forma los paladares más exigentes saborean lo mejor de nuestras bodegas.

Las fórmulas de curación de Jamones «el Riojano» se han conservado invariables con el paso de los años, manteniendo en su elaboración los mismos procesos artesanos.

Conseguir el mejor jamón requiere un buen cerdo. La alimentación y el entorno natural de crianza, fundamentales en la fase de crecimiento del animal, aportan, como recompensa de las bondades de esta tierra, un bouquet excepcional en toda nuestra carta.

Entorno

Ubicados en la localidad de Baños de Río Tobía (La Rioja), hacemos emblema de cruce de caminos y bajo las laderas de la Sierra de la Demanda, por su fertilidad, aire puro y clima, constituyen un paraje ideal.
Un hábitat que proporciona una alimentación equilibrada que hace que los productos de “El Riojano” posean un estilo característico en el que se combinan matices y sabores propios de nuestra tierra.

Alimentación

El buen jamón viene del buen cerdo. La base para elaborar un buen producto es la obtención de la mejor materia prima.

La alimentación equilibrada, natural y variada es fundamental para conseguir un sabor exquisito en nuestros jamones.

Con un espíritu innovador, ponemos la tecnología más avanzada al servicio de la elaboración artesanal.

Arte, cuidado y esmero hacen de nuestros jamones un producto natural y sabroso, de presencia en todas las mesas.

Curación

El proceso de curación de nuestros jamones se desarrolla mediante ancestrales fórmulas artesanales, combinando las formas que dicta la tradición con los más modernos medios tecnológicos.

La salazón de las piezas a base de diferentes sales, la conserva en bodegas especialmente adecuadas, la frescura del entorno y un control térmico idóneo hacen de nuestros jamones un alimento sano y equilibrado, a la vez que placentero y sabroso.

Un proceso lento, sin prisas, como se ha hecho desde antiguo. La curación en bodegas, durante 9 o 12 meses, confiere al jamón «el Riojano» el bouquet de un alimento exquisito.